El OVNI que se estrello en Roswell – El Primer Expediente X

Foto de uno de los extraterrestres

En 1947 una aeronave se estrelló en Roswell, Nuevo Mexico e, inmediatamente, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos clasifico el suceso de TOP-SECRET. Fue el primer Expediente X de la historia.

El viernes 4 de julio de 1947 fue un dia pasado por agua. Al final de aquella jornada festiva en Estados Unidos, una terrible tormenta electrica sacudio el condado de Lincoln, en Nuevo Mexico. Alli la mayoria de granjeros estaban en estado de alerta ante la posiblidad de que el temporal, que nunca llego a desatarse llegara a sus reses.

Uno de ellos, el capatza del rancho Foster, William MacBrazel, estaba destinado, sin saberlo, a ser el hombre que protagonizara uno de los más espectaculares hallazgos de la historia de la Ufologia. En medio de aquella impresionante tormenta, MazBrazel escucho algo fuera de lo comun: un violentisimo trueno metalico que le llevo a pensar que, en algun lugar de sus tierras, se habia estrellado un avion.

Con los primeros rayos de sol, MacBrazel acompañado de un vecino, rastreo los alrededrores del rancho. A poca distancia, descubrieron una amplia extension de terreno totalmente cubierta de finas planchas metalicas y una especie de vigas pequeñas. La zona cubierta tenia un kilometro de largo por unos 100 metros de ancho. Alli pensaron al unísono MacBrazel y su vecino se habbia estrellado algo la noche anterior. Algo que por mucho que hubieran dejado correr su imaginacion no hubieran podido pensar nunca.

Intervencion Militar

El domingo 6 de Julio el ranchero se dirigio en su furgoneta a Roswell, la ciudad mas importante cerca del rancho, y le pidio al sheriff que mandara a alguien a llevarse aquellos restos que dificultaban el paso de sus ovejas.
George Wilcox, sheriff de Roswell en aquel momento, examinó atonito en su despacho una de las piezas de metal que le llevo MacBrazel. Se trataba de una lamina plateada muy delgada, pero extraordinariamente resistente, y de una especie de reglas con aspecto de viga y cubiertas por uns jerogrificos rosados, grabados en uno de sus lados. El sheriff decidió alertar al mayor Jesse A.Marcel, del servicio de inteligencia aereo de la cercana base militar de Roswell, para que se ocupara del caso.

La respuesta de los militares no se hizo esperar. Minutos despues de la llamda de Sheriff, el mayor Marcel se presentó en su despacho y, tras charlar con el ranchero, puso en marcha una expedicion para recuperar aquellos restos. ¿Por qué tenian tanto interes los militares?

Con la caida de la tarde, un camión oficial del ejército, un jeep habilitado para carga y la vieja furgoneta de MacBrazel partieron hacia el rancho Foster. Su obetivo: recoger los restos esparcidos y determinar que calse de artefacto pudo hacer caido alli. Los militares de la base de Roswell examinaron por primera vez el campo de MarcBrazel el lunes 7 de julio.

Solo ver los restos, el mayor Jesse Marcel determino que aquellas laminas no se correspondian a nada que golpeara el suelo o que explotara sobre el. Y añadio “fue algo que estalló en el aire, viajando a alta velocidad. En cualquier caso, segun el militar, faltaba el cuerpo principal de la nave.

Hallazgo de los restos de una extraña nave

La pregunta que estaba en el aire era: si los restos no se correspondian al cuerpo principal de una aeronave, sino que parecian piezas desprendidas de su cubierta, ¿donde habia caido el objeto que habia sembrado aquella zona de metal? ¿se trataba de un ingenio tripulado?
Tras la recogida del materiañ y del meticuloso peinado del terreno, el mayor Marcel tuvo tiempo suficiente para detenerse en su domicilio y mostrar restos del objeto a su hijo Jesse y a su esposa. Jesse hijo, que es hoy un destacado medico en Montana, además de piloto de helicopteros, recuerda que en aquella ocasion le llamo mucho la atencion no ver aparatos electronicos como resistencias, conectores, cables o tubos entre los restos. No habia nada que permitiera adivinar a que clase de aparato pertenecia aquello.

Cada vez mas interesados, los militares de Roswell se emplearon a fondo en el rastreo del lugar donde habia impactado el objeto principal. Uno de los oficiales de la inteligencia de la base de Roswell visito al doctor Lincoln La Paz, un prestigioso experto en la investigacion de meteoritos y profesor de la Universidad de Nuevo Mexico, en Albuquerque. Los militares le facilitaron al doctor todos los datos disponibles del caso, incluyendo al parecer los detalles de los restos recogidos por el mayor Marcel, con la esperanza de que determinase otros puntos de colision del objeto y fijara su ruta aproximada. Aun hoy se desconocen oficialmente los resultados de su busqueda.

A pesar de sus intentos por controlar la situacion, los militares no pudieron mantener el secreto del caso. Un bombero de Roswell, parte de un equipo avisado por los militares para que colaboraran en el rastreo de una zona del desierto cercana a la ciudad, se topo con los restos de lo que parecia una nave discoidal, empotrada contra la ladera de un barranco. Tambien un equipo de arqueologos liderado por un profesor de la Universidad Tecnologica de Texas y dos jovenes excursionistas acampados en el lugar pudieron ver los fragmentos de ese avion sin alas.

Pero alli habia algo mas que hierros… ¡estaban los cuerpos de varios de sus tripulantes : unos extraños seres de complexion debil, gran cabeza y ojos negros sin pupila!

Compartir articulo :